Poste y Gool

Países Bajos Derrota A Austria

Países Bajos será líder de grupo pase lo que pase en la última jornada. Los de De Boer derrotaron por 2-0 a Austria, que intentó asomarse, especialmente en la segunda parte, a una portería que solo logró inquietar con los cambios en la recta final. La victoria, además, elimina matemáticamente a Macedonia del Norte y deja una ‘final’ entre austriacos y ucranianos más que interesante para la última jornada.

Los combatientes apenas tuvieron tiempo para pelear antes de que el VAR le chivase al israelí Orel Grinfeld que Alaba, lejos de su mejor nivel, había cometido penalti sobre Dumfries. Un pisotón tan claro como inocente en el pico del área puso en bandeja el primero para los neerlandeses.

El Johan Cruyff Arena tampoco quería hacerse ilusiones, ya que cuatro de los cinco penaltis hasta el momento se habían fallado. Pero Depay, bajo la atenta mirada de Koeman desde la grada, no falló pese al acierto de Bachmann. Le adivinó el lado, pero no logró llegar a tiempo para salvar el tanto en el minuto once.

El 1-0 condicionó el primer tiempo. Hasta el descanso, el ritmo fue menor al esperado y al que se dio en los dos encuentros anteriores. Austria tenía que mandar y no sabía cómo. Países Bajos, que sí tenía las armas, prefería esperar y gestionar el tiempo. El resultado, una media hora sosa, con pocas ocasiones y con los porteros casi como invitados.

Depay, en el 27′, rozó el segundo con un trallazo al lateral de la red tras otro error de Alaba. El del Real Madrid anduvo impreciso y despistado, aunque tampoco estuvo mucho mejor su equipo en la primera mitad. Se animó ligeramente el choque justo antes del intermedio. Depay falló la ocasión más clara que se ha errado hasta la fecha. O como poco, una de ellas. El delantero del Lyon mandó alto un remate franco, sin portero y con toda la portería para él. 

Ese aviso, un disparo de Wijnaldum que salvó la defensa y otro intento desviado del propio Depay fueron los aires de cambio que soplaron de cara a una segunda parte que subió su ritmo y en la que mejoró Austria.

Dumfries, un lateral con alma de goleador

Los visitantes quisieron mandar desde el arranque. De hecho, tuvieron la iniciativa, se acercaron e incluso merodearon el área. Pero no lograban adentrarse en el camino que llevaba a molestar a Stekelenburg.

De hecho, se salvaron del 2-0 de forma casi milagrosa. Depay sacó un córner y, tras una asistencia de cabeza, Bachamnn sacó el testarazo inicial de De Vrij con un paradón. El rechace le fue a parar a Blind, que remató con el meta en el suelo y, de pura casualidad, la bola dio en un defensa y se fue de nuevo a córner.

Pasada la hora de juego, llegaron los primeros cambios. De Boer volvió a mover la defensa, una decisión que le pudo costar muy cara ante Ucrania. También metió Austria alguna modificación, con la entrada de Kalajdzic como mejor noticia.

Antes de verse la mejor versión visitante, con el mencionado delantero y Lazaro creando peligro, llegó el 2-0Dumfries, el lateral derecho revelación del torneo, culminó un contragolpe guiado por Malen, recién ingresado, y que comenzó con un pase en profundidad de Depay.

Austria buscó un gol que podría echar de menos

La victoria aseguraba el liderato para Países Bajos, la eliminación de Macedonia del Norte y la ‘final’ que se les quedaba a Austria y Ucrania para la última jornada. Con estos empatados a puntos y diferencia de goles, los austriacos sabían que un gol podría ser clave. Y lo buscaron.

La recta final dejó la mejor imagen de los de Franco Foda. Un remate de Kalajdzic a centro de Lazaro no fue gol por centímetros, una jugada que recordó a la que tuvo lugar en la primera parte, pero con los papeles cambiados. Rebotó la bola en un defensa y se fue a córner muy cerca del palo.

Alaba, en una de sus pocas apariciones ofensivas, rozó la escuadra con un zurdazo que se quedó a centímetros de ser el 2-1. Poco después, Stekelenburg se manchó los guantes al blocar un cabezazo de Onisiwo antes de que de nuevo Lazaro y Kalajdzic volvieron a aparecer para que el delantero mandase fuera otro cabezazo.

El pitido final llegó tras dos contragolpes de Países Bajos que se convirtieron en fiestas particulares. Wijnaldum y Malem pecaron de ‘chupones’, aunque ya nada estropearía el pase y el liderato del combinado neerlandés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

P