Poste y Gool

Colombia Empata Con Venezuela

La Copa América volvió tras dos días de descanso y Colombia y Venezuela se vieron las caras en el Estadio Olímpico Pedro Ludovico de Goiana. La ‘Vinotinto’ afrontó un duro duelo en el que tuvo que alinear a un once prácticamente inédito debido al brote de COVID-19, que obligó al aislamiento de varios efectivos.

El partido puede resumirse fácilmente en once contra uno. Los ‘cafeteros’ acribillaron la portería de Fariñez, que se posicionó como el salvador de su equipo. La desesperación se acabó apoderando de los colombianos, que no consiguieron derribar el muro rival.

Muy pronto comenzó el cuadro de Reinaldo Rueda a hacerse amo y señor del partido. En el minuto tres de la primera mitad estuvo a punto de romperse la igualada y más tarde, en el 14, Yerry Mina se quedó a escasos milímetros de alcanzar el balón y colarlo a puerta vacía.

Por su parte, Venezuela intentó sostener el ahínco ‘cafetero’ todo lo que pudo y salir al contragolpe. Sin embargo, sus ocasiones apenas inquietaron a un Ospina que vivió uno de los partidos más tranquilos que recuerda.

La confirmación del mejor Fariñez

Poco a poco el guardameta venezolano fue dejando vigente que el balón no iba a pasar mientras él estuviese bajo palos. Fariñez evitó cuatro goles en apenas minutos y la crispación ‘cafetera’ comenzó a notarse.

Así se llegó al final de los primeros 45 minutos. Con un marcador de 0-0 y una infinidad de intentos del teórico local para enviar la pelota al fondo de la red. Los de José Peseiro aguantaron como pudieron el envite ‘cafetero’ y consiguieron marcharse al descanso con un empate.

La segunda mitad comenzó con el mismo guion. Y cuando me refiero al mismo guion es que la reanudación pareció un calco del primer asalto. Fariñez siguió a lo suyo, cada vez más convencido de que podía sacar el partido adelante él solo, y Colombia no supo de qué manera atacar para sorprender al arquero.

El duelo se fue dinamitando cada vez más y la sucesión de entradas e interrupciones hizo acto de presencia. Además, los numerosos movimientos de banquillo por parte de ambos entrenadores contribuyó a ese juego pausado y desaliñado.

Tal fue así que en un determinado momento, la furia colombiana se desató en forma de polémica. Y por supuesto, el árbitro tuvo que intervenir para evitar que pasara a mayores. Aun así, fue inevitable no mostrar la roja directa sobre Díaz, que con un pisotón sin posibilidad alguna de disputar el balón, dejó a su Selección con uno menos.

El partido agonizó y no hubo tiempo para más. Colombia fue incapaz de derribar el muro de Fariñez y dejó escapar una oportunidad de oro para colocarse líder. Un empate con sabor a victoria para Venezuela, que tuvo mucho que agradecer a su portero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

P