Poste y Gool

Tottenham Vence Al City

Sterling, Gabriel Jesus, Mahrez, Ferran Torres, De Bruyne, Grealish… Pep Guardiola tiene variedad, cantidad y calidad de atacantes, pero este inicio de temporada parece darle la razón al entrenador: necesita un ‘killer’. Un goleador. Alguien que convierta en tantos y puntos todo lo bueno que hace el Manchester City antes de pisar el área. Y el elegido, curiosamente, es Harry Kane, la estrella del equipo que le hizo morder el polvo en el debut liguero. 

150 millones de euros dicen que puede pagar por el delantero. Para muchos, con todo lo que ya tiene, era innecesario. Más después de gastarse 115 en Grealish, pero cero goles y dos derrotas en dos partidos puede hacer cambiar de opinión al más pintado.

Nadie diría que se iría de vacío el equipo ‘citizen’ de Londres al ver los primeros seis minutos. Hasta tres ocasiones claras tuvieron los visitantes, que tuvieron al ex del Aston Villa como gran novedad en el once. En el minuto 4, Gundogan casi marcó una falta provocada por Grealish, pero la bola acabó en el córner. En el saque del mismo, Lloris salió a por uvas y el balón no acabó dentro de la portería de puro milagro. Y en el 6′, Cancelo pudo marcar en el área, pero su remate salió demasiado cruzado.

El Tottenham, que tuvo que lidiar contra el City sin el referido Kane, baja por mala forma física oficialmente, apenas pudo respirar en el arranque. Sin embargo, aguantó bien las embestidas y se creció con el paso de los minutos. Conforme el crono corría, los ‘spurs’ se encontraban más cómodos con el orden defensivo y los contragolpes que amenazaban a su rival.

Gundogan salvó bajo palos un remate de Lucas Moura en el 24′, en pleno auge de los ‘spurs’. Pudo parar este crecimiento el City, pero Mahrez, con todo a favor, mandó fuera un remate manso en el área. La zurda no le hizo demasiado caso al argelino.

El descanso llegó con mejores sensaciones para los locales, que tuvieron una gran ocasión antes del final con un tiro de Son desde la frontal que casi lamió el palo. Se fue enfadado el coreano por un córner que era y no le dieron en esa acción, ya que la bola no entró porque golpeó en el trasero de Cancelo.

Mazazo definitivo de Son al contragolpe

Parecía que los inicios estaban ordenados que fueran animados. Al igual que en el primer tiempo, hasta tres ocasiones se sucedieron en el arranque del segundo. Hojbjerg, Gundogan y Lucas Moura probaron suerte, pero fue Son Heung-Min en el 55′ el que encontrase el premio.

El gol puede definir perfectamente el partido. Se defendía el Tottenham de uno de los numerosos ataques del City. Los de Nuno lograron despejar un balón que pasó de ser ‘citizen’ a ‘spur’ gracias a una prolongación de espaldas de Lucas Moura que fue a parar a Bergwijn. El neerlandés combinó con Son, que se hizo hueco en el pico del área y soltó la zurda para hacer el 1-0. La bola acabó en la esquina inferior del palo derecho de un Ederson que no reaccionó, en parte, porque Rúben Dias no logró interceptar la bola a tiempo.

Mientras los aficionados que llenaban el estadio celebraban, a la vez sabían que quedaba más de media hora de puro asedio visitante. Y así fue. El City comenzó a volcarse sobre la meta de Lloris, pero apenas sacó en claro un montón de centros y un puñado de córneres… hasta que apareció De Bruyne en el campo.

Poco antes, Bergwijn perdonó el 2-0 en un contragolpe que mandó fuera ante Ederson. Pero el resto de minutos, la cámara estaba enfocando a Lloris. El francés tuvo que emplearse para detener dos disparos de De Bruyne y Ferran Torres. El español también tuvo una clara poco antes, pero, en boca de gol, no remató de pleno y desperdició un buen centro desde la derecha.

Solo respiró el Tottenham en la recta final con un tiro de Son desde la frontal que casi se cuela por el palo izquierdo de Ederson. Hasta el pitido, la electricidad de De Bruyne exigió a la defensa local su mejor versión, algo que dio casi sin errores. Solo tuvo uno, el que aprovechó Grealish en los últimos minutos para pisar área y soltar un zurdazo demasiado centrado que atrapó Lloris.

Al final, el debut de Romero en el Tottenham fue lo más destacado de un añadido que se agotó para dar la razón a Guardiola. A este City le hace falta gol. Y quizás ese gol tenga nombre, apellido y precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

P