Poste y Gool

Ganan Con Doblete De Griezmann

En una de las fechas marcadas en rojo por los cuatro aspirantes al título, el Barcelona salió airoso gracias a un doblete de Griezmann en La Cerámica. No hubo antídoto de Emery a su pésima racha ante los azulgranas y el equipo de Koeman está un paso más cerca del campeonato y le traslada la presión al líder antes de su visita a San Mamés.

La Cerámica era una de las grandes esperanzas que tenían Real Madrid, Atlético y Sevilla de que el Barça se dejara puntos, pero no pudo ser. El conjunto azulgrana supo ganarse el pan ante un Villarreal que le hizo sudar, pero que terminó pegándose un tiro en el pie en la segunda parte con una roja a Trigueros que encarriló las cosas para los visitantes.

Antes, en la primera, Villarreal y Barça habían regalado 45 minutos entretenidísimos. Apenas había centro del campo y las defensas pasaron apuros por la presión tan avanzada que plantearon tanto Emery como Koeman. Ausentes las transiciones, los balones en largo se convirtieron en el principal aliado de ambos clubes para crear peligro. Y Ter Stegen se sintió como pez en el agua sirviendo balones fundamentalmente a Jordi Alba.

Así llegaron las primeras ocasiones y así terminó dibujándose el decorado del partido. De Jongsuperlativo entre líneas y extrañamente ofuscado en el remate, le generó a Griezmann la primera clara, pero el francés no estuvo fino en el golpeo y estrelló lo que era el 0-1 en Albiol.

Reaccionó rápido el Villarreal con las clásicas apariciones de Gerard Moreno, aunque sin mucho tino. El internacional español no tuvo su día en un partido grande y su equipo lo pagó. El Barça lo aprovechó y empezó a tocar cerca del área de Asenjo. Un jugadón coral obligó al palentino a hacer la primera gran parada de la tarde. Aunque parte de ‘culpa’ tuvo De Jong, que remató centrado la asistencia de Jordi Alba y se lo puso demasiado fácil. El neerlandés también envió al limbo el 0-1 en el rechace de forma inexplicable.

Del dominio ‘culé’ al 1-0

El Barcelona estaba mejor y así lo atestiguaba una nueva parada de Asenjo, esta vez a Messi y en el primer palo. Pero, cuando parecía que el primero de los de Koeman iba a llegar, apareció Samu para aprovechar un doble despiste de Jordi Alba, regatear a Ter Stegen y hacer el 1-0.

El tanto complicaba mucho las cosas al Barcelona, pero a los aficionados ‘colchoneros’ no les dio tiempo ni a frotarse las manos. Nada más sacar de centro, Mingueza encontró en largo con un pase picado a Griezmann y el galo, con un toque sutil, firmó el 1-1 de vaselina.

El Barça ganó al Villarreal

La igualada devolvió el favoritismo a un Barcelona que vio cómo el ‘submarino amarillo’ le allanaba el camino con el regalo del 1-2Foyth no vio a Griezmann y dejó solo al francés cuando estaba delante de Asenjo. El ex del Atleti no tuvo ni que controlar para hacer el segundo de los ‘culés’.

Miedo y alivio

La primera parte acabó con el Barcelona crecido y con Griezmann y Dest perdonando sendas ocasiones claras que hubieran cambiado mucho el decorado del segundo tiempo. Porque Koeman no es Cruyff y al neerlandés le entraron las dudas. El Barcelona comenzó a defender más atrás y a intentar tener mucho más el balón, pero eso también invitó al Villarreal a ir mucho más arriba.

No ocultaban los azulgranas que querían la sentencia al contragolpe y se fueron metiendo cada vez más atrás. Messi tuvo el tercero en un buen contragolpe e Ilaix, sustituto de Pedri, también gozó de dos buenas ocasiones para matar el choque nada más entrar por el tinerfeño. El Villarreal, en cambio, era más voluntad y fútbol directo que argumentos o elaboración. Emery lo supo ver con unos cambios que restaron importancia al centro del campo y se lo otorgaron a las bandas, aunque los amarillos solo tendrían una clara, que Ter Stegen le sacó a Capoue con el pie cuando se caía.

La roja a Trigueros por una entrada durísima a Leo Messi en la que los ‘culés’ pasaron del susto al alivio en minutos parecía que iba evitarle un sofoco a Koeman, pero el Barça terminó casi colgado del larguero y con Araujo reforzando una defensa ya bastante poblada de salida por el técnico.

Aunque De Jong volvió a perdonar a la contra un 1-3 cantado, el suspense se mantuvo hasta el añadido, en el que el Barcelona , nervioso, todavía lo pasó mal. Fue el precio a pagar por sumar un triunfo que le permite a los azulgranas seguir con su remontada hacia el campeonato. De momento, ya se han quitado un examen de los gordos de encima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

P