Poste y Gool

Campeón De Concacaf

La Concachampions tiene nuevo campeón. Después de 16 años de dominio mexicano, un club de la MLS ha llegado y ha roto de par en par esa dinastía en la competición. Ha tenido que ser el Seattle Sounders, un equipo que se ha merecido llevarse el título.

Tras el 2-2 de la ida en el campo de Pumas, los estadounidenses tenían muy claro que en casa iban a decantar la eliminatoria a su favor. Y así fue. Desde el inicio, los de Brian Schmetzer se hicieron con el balón y poco les importó que su rival se limitase a defender.

Los mexicanos tenían las líneas muy juntas, pero eso no fue problema para el Seattle, que encontró resquicios tanto por la banda izquierda como por la derecha. Y a todo esto, el comienzo del encuentro fue algo accidentado porque Tolo y Joao Paulo tuvieron que irse del campo antes de tiempo por lesión.

A pesar de perder a dos hombres en combate, el equipo estadounidense encontró justo antes del descanso lo que llevaba buscando desde el inicio: el gol. Ruidíaz, que solo llevaba en este 2021 un gol, puso por delante a su equipo. El peruano recibió dentro del área y tuvo algo de fortuna, ya que Diogo desvió su remate y el esférico entró en la portería.

Fiesta en Seattle y directo al Mundial de Clubes

El llamado gol psicológico afectó de lleno a la mentalidad de Pumas, que en la segunda mitad no estuvo bien. Solo hay que reseñar una gran ocasión de Diogo, que remató sin oposición dentro del área y se encontró con la respuesta de Frei, que evitó el 1-1.

Y del posible empate se pasó al 2-0. Ruidíaz, no podía ser otro, culminó un contragolpe magnífico del Seattle. El peruano resolvió con mucha sangre fría y batió al guardameta con la derecha. Los mexicanos, que ya estaban prácticamente en la lona, quedaron muy tocados y a Lodeiro le dio tiempo para poner la guinda.

El uruguayo, en el 88′, aprovechó un rebote en el palo tras el desvío del portero a remate de Morris y con la derecha mandó el balón a guardar. 3-0 y éxtasis total en las gradas del estadio CenturyLink Field, que vivió una auténtica fiesta en la coronación de su equipo en la Concachampions.

Es el primer trofeo de esta competición para el Seattle, que devolvió a la MLS al lugar que le corresponde. Y es que un club que juega en este campeonato no gana el trofeo desde el 2000, año en el que salió campeón Los Angeles Galaxy.

Los del estado de Washington vengaron así las derrotas de los cuatro equipos de la MLS que habían llegado a la final sin ganarla: Real Salt Lake (2011), Montreal Impact (2015), Toronto FC (2018), y LAFC (2020).

Además, el cuadro que Brian Schmetzer recibió otro premio más por haber ganado la Concachampions, ya que clasificó de forma directa para el próximo Mundial de Clubes de la FIFA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

P