Poste y Gool

PSG Campeón De Copa

El PSG se impuso al Mónaco en la final de la Copa de Francia (0-2) en un gran partido de Kylian Mbappé. Tras caer en Champions y tener muchas opciones de no ganar la Ligue 1, este título se antojaba como obligado para los de Pochettino. Una corona que, en otras ocasiones, tuvo mucho menos valor. De copita a copazo. Cosas de la necesidad.

Se notó en la seriedad del cuadro capitalino desde el minuto uno. La bola fue suya desde el pitido inicial, mientras que el Mónaco se limitó a mirarla desde el orden y la protección de su propio campo.

El primer aviso llegó a los 13 minutos. Un balón suelto en el área fue rematado por Danilo Pereira y tapado por la defensa del Mónaco. Sería el aperitivo del aperitivo del primer plato de Kylian Mbappé.

Ya dejó su primera pincelada con un par de quiebros durante uno de sus carrerones en un contragolpe. No llegó a más la jugada, pero el ‘7’ ya había arrancado la moto. Y en el 19′, sería clave para que el PSG se adelantase en el marcador.

Mbappé provocó el error de Disasi. El central, ante la rápida presión del delantero, perdió la bola en la frontal de su área. El resto, pan comido para un ‘crack’ como el francés: pase a Icardi, que estaba solo en boca de gol, y 0-1 al marcador.

Espabiló el Mónaco tras el tanto encajado. Estiró líneas y cambió el chip, aunque Florenzi pudo hacer el segundo poco después con un trallazo que despejó a córner Majecki. Pero se notó la mejoría de los de Niko Kovac en el área del PSG. Keylor tuvo que intervenir para atrapar un centro-chut peligroso primero y volar después para desviar un disparo desde lejos.

Se llegó al final del primer tiempo con los de Pochettino viviendo de las rentas. Aunque esa imagen de reacción del Mónaco quedó casi enterrada en el segundo tiempo.

Hasta cuando Mbappé quiso

El PSG volvió fuerte al terreno de juego. Aunque Keylor tuvo que salvar un mano a mano ante Ben Yedder que habría sido anulado, los del Parque de los Príncipes lograron dominar mediante la posesión. No tuvieron demasiadas ocasiones en los primeros minutos, pero sí neutralizaron la fe del rival.

Logró rebelarse el Mónaco entre el 69′ y el 80′. Dos palos marcaron su mejor tramo. Lo abrió el larguero que repelió un centro envenenado de Sidibé. Rozó el empate ahí el cuadro de Kovac, así como en un disparo de Diatta que atrapó con seguridad Keylor Navas. Fue mayor la presencia ofensiva con la entrada de Jovetic, aunque no duró mucho el efecto.

Todo cambió cuando Mbappé quiso ponerle más pìcante a la final. En el 80′, se sacó de la manga una vaselina desde 25 metros que se topó con el travesaño. Fue un aviso. Y cuando un pistolero como este avisa…

En el 81′, Di María asistió al ‘7’ con un pase filtrado en el área que convirtió en el 0-2. Picó el balón por encima del portero y le puso el punto y final cómo y cuándo quiso a la final.

El PSG celebró un título que llega pocos días antes de otra ‘final’. La última jornada podría darles la Ligue 1 a los de Pochettino, aunque no dependen de sí mismos. En las manos del Lille está la corona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

P